“Hay todo un mundo ahí fuera que no debemos tener miedo a explorar” – 1000 Soluciones y Herramientas de marketing digital para incrementar sus Ventas Rápidamente

“Hay todo un mundo ahí fuera que no debemos tener miedo a explorar”

READ LATER - DOWNLOAD THIS POST AS PDF >> CLICK HERE <<

Hace ya casi tres años que este madrileño, cansado de que en su empresa le dieran largas y no le ofrecieran nada relacionado con sus estudios de arquitectura, hizo las maletas rumbo a Inglaterra con la ilusión de crecer personal y profesionalmente. Llegó con muchos nervios y muchas dudas sobre qué le depararía su nueva aventura, pero después de todo este tiempo puede presumir de haber cumplido con creces sus objetivos. En esta entrevista, Alberto nos cuenta cómo ha evolucionado estando fuera de casa y cómo ha aprendido una importante lección de vida: olvidarse del futuro y vivir el presente.

¿Cuándo y por qué decidiste emigrar a Inglaterra?

Lo decidí a principios de 2013, debido a la falta de oportunidades de crecimiento que había en mi empresa y en busca de una experiencia nueva en el extranjero. Quería dar un paso adelante tanto profesionalmente (mejorando el idioma, emprendiendo un nuevo camino profesional y encontrando la motivación de luchar por nuevos objetivos) como personalmente (abriéndome a otras culturas, conociendo a gente de distintas nacionalidades…). Así que decidí, junto a mi pareja de entonces, organizar esta andadura que se puso en marcha en septiembre de ese mismo año.

¿Te costó adaptarte a tu nueva vida? ¿Qué fue lo más difícil?

A pesar de los miedos con los que algunos nos enfrentamos cuando decidimos dar este paso, tuve la suerte de que finalmente mi empresa me ofreció un puesto de trabajo en Northampton. Llegó gente desde España, Polonia, Hungría, Italia, Francia, Portugal… y todos nos hospedábamos en el mismo hotel, así que desde esas primeras semanas organizamos comidas y cenas en la que nos fuimos conociendo y comenzamos a crear lazos que nos facilitaron a todos la adaptación a nuestra nueva vida. Personalmente, para mí es más difícil superar el miedo de dar el paso de venir, que el llevarlo a cabo una vez te encuentras aquí.

Entonces, ¿tenías trabajo al llegar allí?

Si, por suerte mi empresa me ofreció la oportunidad de venir aquí con empleo permanente en la apertura de un nuevo centro logístico, lo que facilitó mucho la adaptación. Además, me ayudaron con todos los trámites y me ofrecieron el tiempo necesario para buscar residencia y demás pasos a seguir cuando llegas por primera vez a Inglaterra (National Insurance Number, cuenta bancaria, consecución de pruebas de residencia o trabajo, etc.). Me siento muy afortunado por ello.

Y ahora, ¿sigues en el mismo trabajo?

No, después de dos años en mi primera empresa en Inglaterra decidí dar un paso más y luchar por un puesto como arquitecto técnico, la carrera que había terminado hacía ya cerca de cinco años. Tenía una espina clavada y llegué a pensar que no podría ejercer como tal, pero por suerte (y tras mucho insistir), conseguí realizar una entrevista para una empresa constructora en Crewe, una pequeña ciudad cerca de Manchester. Finalmente me ofrecieron un puesto como Estimador y Coordinador de Proyectos… ¡y aquí estoy!

¿Qué es lo mejor de la experiencia de vivir en esta ciudad?

Bajo mi punto de vista, la valoración que das al lugar en el que vives depende de las personas con las que lo compartes, así que lo mejor es la cantidad de nuevos amigos que consigues, que se convierten pronto en tu nueva familia.

¿Y lo más difícil hasta el momento?

Lo más difícil es no ver tan regularmente a la familia y amigos que dejas en España. Por suerte, actualmente para viajar de Londres a Madrid se puede conseguir billetes a muy buenos precios y puedes permitirte realizar varias visitas al año. Sin embargo, el día a día de la convivencia con ellos se pierde y, en ocasiones, puede ser difícil. Por ejemplo, en mi caso no ver crecer a diario a mis sobrinos o no poder ayudar a mi familia en momentos complicados con los más mayores cuando enferman… Además, cuando estás fuera generalmente conoces a gente con la que tienes fuertes lazos de amistad que un día deciden volver a casa o cambiar de destino, así que tienes que separarte. Es una sensación a la que te acostumbras y que, a pesar de ser complicada, te llena de felicidad por ellos, por haber seguido el camino que desean.

¿Qué planes tienes para el futuro?

Estando lejos de mi familia y amigos de siempre, y en un ambiente en el que cada día se te presenta una oportunidad para tener experiencias nuevas y conseguir tus sueños, lo único en lo que pienso es en seguir creciendo personal y profesionalmente. Considero que uno de los errores más grandes que podemos cometer es quedarnos quietos y que nos pueda la desidia o el miedo. Encontrar la motivación para llevar todo ello a cabo es una obligación.

¿Te ves de vuelta en España?

Durante estos casi tres años ha habido momentos en los que me veía de vuelta muy pronto y otros en los que no me veía nunca en España otra vez. Actualmente, estoy contento por cómo las cosas se están sucediendo aquí, por lo que prefiero no pensar en ello y vivir al día. Cualquier idea de quedarme o volver puede cambiar de pronto y prefiero simplemente buscar lo que me siga haciendo feliz. Adoro mi país, pero una vez me encontré fuera de España y empecé a sentirme seguro con el idioma, sentí que hay todo un mundo ahí fuera que conocer del que no debemos tener miedo por explorar. La propia tierra tira mucho, pero no tengo miedo a cambiar de planes si es necesario.

¿Qué recomendarías a alguien que quiera probar suerte en Inglaterra?

Sobre todo ser muy abierto. Vas a encontrar gente muy diferente a ti, culturas y costumbres que te sonarán extrañas en un principio, pero gente que comparte las mismas inquietudes, sueños y pasado que hemos tenido nosotros. Te das cuenta de que, independientemente de la nacionalidad, todos somos más parecidos de lo que nos pensamos antes de salir de España

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *