Científicos desarrollan un modelo estadístico para predecir cuándo el consumidor cambiará de marca